Páginas vistas en total

viernes, 23 de marzo de 2012

I would like to be...

Me gustaría levantarme un día, y al menos solo por un día no ser yo.
Me gustaría levantarme y ser un jugador de futbol, y no hablo de un simple jugador que juega en un equipo chico, hablo de esos que hacen historia. De esos que tienen todo el mundo a sus pies, que hacen magia todos los fines de semana y que su nombre es repetido cientos de veces en los medios de comunicación.
Me gustaría que al despertar me vea rodeado de hermosas mujeres, de esas rubias despampanantes que todo hombre quisiera conquistar.
Me gustaría subir a un escenario y tocar el mejor solo de guitarra que jamás se haya escuchado. Que la gente me espere a la salida y firmar autógrafos y sacarme fotos con mis fanáticos.
Me gustaría tener una mansión con muchísimas habitaciones, una de juegos, una con una cama de cuatro metros de largo, diez baños, pileta y jacuzzi. Que las personas desesperen por venir a mis fiestas. Que mis autos sean los mas rápidos y lujosos.
Me gustaría ser el que impone las reglas de juego en los negocios que realice. Ser el jefe de una empresa multinacional y que todos rueguen por mi piedad.
Me gustaría saber todo, quien me está mintiendo, quien me quiere estafar, o quien está con migo por el simple hecho de beneficiarse a través de mi.
Pero esto no es más que una simple fantasía que nunca dejara de serla. Y creo que para eso están las fantasías, para que queden en nuestras mentes y juguemos con ellas a que somos poderosos…
¿Saben qué? Lo que realmente me gustaría en este momento es simplemente pasar una tarde en el rio pescando con mi abuelo que lo extraño muchísimo.
Me gustaría jugar un partido de futbol con mis amigos, y no de esos que terminan al rato de empezar; sino de esos que podes estar pateando el cuero hasta que caiga el sol.
Me gustaría tener una mujer hermosa que me quiera como soy, que no le importe si tengo plata, o si no soy el estereotipo de hombre de los que sale en la televisión. Que este ahí para darme una caricia cuando la necesite y que me bese hasta sacarme el aliento.
Me gustaría sentarme en la vereda a charlar con mi amigo y recordar todas las historias vividas juntos.
Crecer y madurar es parte inevitable de esta vida, pero creo que lo que no tendría que serlo son estos pequeños detalles que nos llenan el corazón y nos recargan la sonrisa.
No sé cómo darle un final a este texto, así que les dejo este tema y nos vemos en el próximo post.

Nickelback - Rockstar